El mar y las olas o cómo enfrentarse a los problemas

El mar y las olas o cómo enfrentarse a los problemas

El mar y las olas o cómo enfrentarse a los problemas

No Comments

Te invito a experimentarte, si aunque suene raro. Intenta conectar contigo mismo y visualizar. Imagina que eres una playa extensa, en la que mansamente acaban rompiendo todas las olas, en las que se va disolviendo de modo natural, sin necesidad de salir a combatirlas, a sujetarlas, a controlarlas, a eliminarlas. Cuando no aceptas  la cosas tal y como vienen e intentas sujetarlas ( controlarlas, luchar), es cuando más te pueden envolver. Lo mismo ocurre con esas emociones. La ansiedad, la rabia, el miedo,  la tristeza , que te hacen pasar momentos difíciles y que a veces tratas, sin conseguirlo, de combatir, de eliminar. Vas a imaginar que son olas que vienen a la playa de tu vida y que te hablan de los momentos difíciles por los que estás pasando, del conflicto que estás experimentando. Son señales de que eres sensible y de que el conflicto te está afectando. Déjalas que encuentren de manera calmada su sitio en tu playa para poder gestionarlas mejor. Este símil de las olas y los problemas me recuerda a mi niñez. Cuando iba a veranear a la playa con mi colchoneta  rosa, dispuesta a disfrutar con las olas . Muy a mi pesar las olas de aquella playa no eran muy mansas, más bien tenían un oleaje que yo recuerdo muy salvaje  ( desde mi memoria sesgada). Cuando la ola me atrapaba, recuerdo un torbellino de agua y arena que me envolvían, haciéndome sentir un agobio intenso y no sabiendo donde estaba la salida. Era una situación desagradable, pero no por eso, podía renunciar a disfrutar de la playa que tanto me gustaba. Es verdad que no siempre sucedía éste hecho de verme envuelta en el remolino de agua y arena, pero la posibilidad existía. Por lo tanto, tenía que ver, de que manera podía seguir disfrutando de la playa y manejando mejor esas situaciones. Aprendí a leer el lenguaje de las olas, a ver cuando es buen momento para saltar o cuando lo es  para retirarse a tiempo. Aprendí que luchando solamente obtenía aquello qué más temía, la sensación de ahogo y de no ver la salida. Aprendí a estar en clama, a tomármelo de otra manera y para mi sorpresa, comprobé que la situación no era tan traumática, y que incluso podía ser hasta divertida. No intentes luchar contra los problemas. Cálmalos. Pon freno  a tu “enano gruñón interior” que no para de acribillarte con pensamientos nocivos; y espera a tener un momento adecuado para solucionar y afrontar la situación. Recuerda, si además de tu problema, le sumas tu frustración, impaciencia, agobio y demás emociones negativas, no tendrás solo un problema, habrás añadido más y eso solamente será el principio de un bucle de situaciones desagrables. Rompe el bucle y ponte a trabajar ya a favor de tu felicidad.   Bellas ilustraciones de ‘La ola’ de Suzy Lee   Si necesitas ayuda para empezar a solucionar tus problemas, Llámanos  y pide tu cita ya : 646.44.79.89

Deja tu opinión

Estamos en:

Calle Batalla de Bailén, 27. 28400 Collado Villalba (Madrid) Télf.: 646 44 79 89 E-mail: irene@psicologiaibh.es

Síguenos en:

Psicóloga colegiada

Back to Top