BIENVENIDO A HOLANDA

BIENVENIDO A HOLANDA

No Comments

¿Cuántas veces nos pasa que damos por hecho que la realidad debería de ser de una forma determinada, y de repente, la vida nos da un giro inesperado y nos cambia los planes de forma súbita?.
Piensas que vivirás toda la vida, que tendrás hijos sanos en el momento justo que tú elijas, que vivirás para siempre con la persona amada, que ascenderás en tu trabajo dentro de x años, que tus amistades de toda la vida te acompañarán siempre, que no sufrirás ninguna enfermedad… en definitiva, todos tenemos en nuestra cabeza una idea de cómo deberían de ser las cosas. Lo que no sabemos, es que la realidad puede ser muy distinta a nuestros planes y expectativas iniciales.

¿Cómo afrontar esos cambios inesperados?

Esta es la cuestión clave, porque muchos de ellos están lejos de nuestro control. Situaciones que no podemos evitar que ocurran, sin embargo, si podemos decidir cómo gestionaremos este cambio de planes. Para ello tendremos que hacer uso de todos los recursos emocionales que dispongamos, sobre todo de la resiliencia. Esa competencia nos ayuda a adaptarnos, no deja que nos demos por vencidos, nos ayuda a seguir luchando y a conservar el optimismo ante la adversidad.

resiliencia

Hoy quiero traeros una carta, “Bienvenido a Holanda“, que refleja justamente eso. En esta ocasión nos ayuda a entender y empatizar en una situación muy concreta, cuando nace un hijo/a con discapacidad. Es una carta y una experiencia de la que podemos servirnos y aplicar a nuestro caso particular de la vida. Cuando las cosas no son como esperabas y tienes que vivir de la mejor manera para superarlo y avanzar.

 

CARTA BIENVENIDA A HOLANDA

A menudo me piden que describa lo que es la experiencia de criar a un niño con una discapacidad. Para ayudar a entender lo que esta experiencia única significa, a aquellos que nunca la han tenido; para poder imaginar lo que se siente, déjenme decirles que es algo parecido a lo siguiente…

Cuando se va a tener un bebé es como planificar un viaje de vacaciones fabulosas a Italia. Se compran un montón de guías turísticas y se hacen planes maravillosos: el Coliseo, el David de Miguel Ángel, las Góndolas de Venecia. Uno se prepara incluso para aprender algunas palabras en italiano. Es muy emocionante.

Luego que se han pasado meses en expectativa, finalmente llega el esperado día. Horas más tarde, el avión aterriza. La aeromoza se acerca y anuncia: “Bienvenidos a Holanda”. “Holanda?” se pregunta uno. “Como que Holanda?!” Mi vuelo era para Italia! Se supone que debía estar en Italia. Toda mi vida he soñado con ir a Italia. Pero, ha habido un cambio en el plan de vuelo. El avión aterrizó en Holanda y debe quedarse aquí.
Lo importante es que no le han llevado a un lugar horrible, desagradable y sucio, lleno de pestilencia, hambre y enfermedad. Es sólo un lugar diferente. Así es que usted debe salir a hacer compras y adquirir nuevos mapas y guías. Y debe aprender un nuevo idioma. Y conocerá a un montón de gente que nunca habría conocido.

Sólo que es un lugar diferente. Con un ritmo un poco menos ajetreado que el de Italia, menos bullicioso y aparatoso. Pero, luego de estar allí por un tiempo, una vez que la agitación ha pasado, usted mira a su alrededor y comienza a darse cuenta que Holanda tiene los molinos de viento, y Holanda tiene los tulipanes. Holanda incluso tiene los Rembrandts! Pero todo el mundo está muy ocupado hiendo y viniendo de Italia, y todos se ufanan de las maravillosas vacaciones que han pasado allí.

Y por el resto de su vida, usted se dirá “Si, allí es donde yo debía haber ido. Eso es lo que tenía planeado”.
Y ese dolor nunca, nunca jamás se irá, pues la pérdida de ese sueño es una perdida muy significativa.

Pero, si usted se pasa la vida lamentando el hecho que no llegó a Italia, nunca tendrá el espíritu libre para disfrutar lo más especial, lo más precioso de Holanda.

Carta por Emily Perl Kingsley

Deja tu opinión

Estamos en:

Calle Batalla de Bailén, 27. 28400 Collado Villalba (Madrid) Télf.: 646 44 79 89 E-mail: irene@psicologiaibh.es

Síguenos en:

Psicóloga colegiada

Back to Top